MASAJE SHIATSU EN SEVILLA

MASAJE SHIATSU EN SEVILLA

Shiatsu Sevilla

Aún recuerdo la primera vez que vi la palabra Shiatsu. Fue en un cartel formativo. La palabra me cautivó tanto que hasta comencé a hacer la formación. Y hasta el día de hoy, aún sigo enamorado de esta técnica. Amor a primera vista.

El Shiatsu es un masaje de origen Japonés, pero al igual que la Medicina Tradicional China, se ha extendido por todo el mundo, absorbiendo las particularidades de cada zona. Literalmente, lo traducen como “presión con los dedos”, pero el Shiatsu es más que presionar con los dedos.  Es un sistema completo de curación centrado en el tacto, cuyo cuerpo estructural se basa en los fundamentos de la Medicina Tradicional China, aunque hay otros estilos o escuelas. Este arte del contacto con otro tacto, que es la forma más esencial y directa de comunicación, es una medicina tan necesaria para el ser humano, como el aire que respira; es el alimento que le nutre tanto física como mentalmente.

ShiatsuCuando realizamos una sesión de  Shiatsu, empleamos estiramientos, sujeciones y presiones con las manos,  los pulgares, los dedos de las manos, los antebrazos, las rodillas y los pies. Una mano actúa como sostén ( hace un trabajo yin, manteniendo y escuchando a todo el cuerpo: lo inconsciente) y la otra, como proyectora o aplicadora ( hace un trabajo yang, actuando sobre la superficie y de manera consciente). Hay que unificar el Yin y el Yang, lo consciente y lo inconsciente, a través del Ki. La técnica es importante, pero el sostén es imprescindible. Cambios en el cuerpo del paciente con cada presión. Esto justifica el porqué del buen funcionamiento del Shiatsu, aunque se empleen técnicas distintas.

La terapia de Shiatsu se desarrolló a partir de técnicas que utilizaban los antiguos chamanes, utilizando la “presión”. Masunaga, fundador del estilo de Shiatsu Zen, afirma que la presión continua y uniformedel Shiatsu facilita la circulación de la sangre y estimula el metabolismo y el flujo de los fluidos corporales, promoviendo la función interna de los órganos y guiando al paciente a un estado de mayor capacidad de respuesta. Dicho estado es importante, porque las respuestas del paciente son generalmente suprimidas debido a la tensión del sistema simpático, que también obstaculizan las funciones de los órganos internos. Esto permite una rápida recuperación. Tocar con la intensidad y la calidad justas sobre determinadas partes del cuerpo, hará que el cuerpo reciba un estimulo energético que ayuda a mejorar el estado de bienestar y a restablecer el equilibrio allí donde esté comprometido.

Otro aspecto importante del Shiatsu es el efecto que tiene en el cerebro el “tocar la piel”. Las ondas cerebrales pasan de Beta a Alfa, consiguiendo un estado físico, mental y emocional más relajado, haciendo que los pacientes liberen sus pensamientos, y adquieran una imagen más “nutritiva” de sí mismos y de los demás. La emoción es el reflejo de la mente en el cuerpo. Nuestro mundo cambia, al cambiar nosotros. Gracias a esto, la calidad de la relación entre receptor y terapeuta es de suma importancia. Personalmente, siento que la clave está en crear un ambiente de confianza entre ambos, un espacio de no juicio, dónde se ofrece la oportunidad de ser uno mismo, pudiendo ver, cambiar o adquirir nuevos enfoques para  incorporar a nuestra vida.

Masaje Shiatsu Relajante

Para crear ese estado de confianza, es necesario que el profesional de Shiatsu tenga presente en sí mismo, cuatro espíritus básicos:

  • Armonía ( calmar la mente y enfocarse en el tratamiento).
  • Respeto (respetar el estado del paciente sin juicio alguno, para permitir su apertura, de corazón a corazón).
  • Pureza ( actuar sin fines personales egoístas; es abandonarse y hacer nacer y manifestar lo que debe de hacerse)
  • Serenidad ( actuar con amor y compasión).

El shiatsu actúa sobre todo el ser

El Shiatsu actúa sobre todo el ser, en sus aspectos cuerpo-mente- espíritu. Hoy día, conocemos que las diferentes densidades de la energía dan lugar al cuerpo ( energía densa)  y a la mente –espíritu ( energía más sutil).  Esta energía, en la cultura oriental, recibe el nombre de Ki ( Qi en chino), y se define como el poder que unifica y anima. Puesto que la materia es en sí misma una forma de vibración energética, todo lo que existe se considera como Ki. Y en nuestra técnica, haremos uso de ese Ki, y actuaremos sobre él, en todas sus manifestaciones. (“La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma).

El fluir del Ki

La esencia de la vida es el latir ininterrumpido, fluido y constante del corazón y la acción del respirar. Vitalidad, bienestar, integridad, flexibilidad, focalización,…etc, son manifestaciones de abundancia y fluidez en el Ki; por ende, sentir dolor, tensión, obsesión, cansancio, apatía, …etc, son manifestaciones de estancamiento, bloqueo o insuficiencia de Ki. 

Este Ki, está fuera y dentro de nosotros; se encuentra en todo lo que nos rodea, y lo interiorizamos con la concepción. Tras el nacimiento, éste se va reponiendo a través de nuestra respiración y de la ingesta de comida. Interiormente, circula dentro de los llamados meridianos o canales energéticos, y podemos acceder a ellos, a través de los tsubos o resonadores (puntos acupunturales de la Medicina Tradicional China), que actúan como un mando a distancia para incidir en las movimientos patológicos del flujo del Ki.  El Shiatsu, permite restablecer el flujo correcto del Ki, contribuyendo así a la recuperación del bienestar y de la salud.  La salud, según el enfoque oriental, no es un estado sin enfermedad, es un estado en el que la mente y el cuerpo se integran libremente con la naturaleza.

¿Quiere recibir un Shiatsu?

El Shiatsu se realiza sobre el futón o la camilla, adoptando distintas posturas (sentado, supino, prono y/o lateral), respirando y creando un espacio de serenidad, dónde a través de la calidad de la presión del profesional, se va a permitir SER al receptor,  para que  pueda sanarse a sí mismo tras conseguir que, a través de la relajación, sus fuerzas internas sanadoras actúen.

 

 


Escribir una respuesta