MASAJE JAPONES EN SEVILLA

Masaje Japones Item previo Aspectos Importantes del... Siguiente item A LAS PERSONAS QUE QUIEREN...

MASAJE JAPONES EN SEVILLA

Aún recuerdo la primera vez que vi la palabra Shiatsu. Masaje Japonés. Fue en un cartel formativo. La palabra me cautivó tanto que hasta comencé a hacer la formación. Y hasta el día de hoy, aún sigo enamorado de esta técnica. ¡Amor a primera vista!.

El Shiatsu es un masaje de origen Japonés, pero al igual que la Medicina Tradicional China, se ha extendido por todo el mundo, absorbiendo las particularidades de cada zona. Literalmente, lo traducen como “presión con los dedos”.  Pero es más que presionar con los dedos.  Es un sistema completo de curación centrado en el tacto, cuyo cuerpo estructural se basa en los fundamentos de la Medicina Tradicional China, aunque hay otros estilos o escuelas. Este arte del contacto con otro tacto, que es la forma más esencial y directa de comunicación, es una medicina tan necesaria para el ser humano, como el aire que respira; es el alimento que le nutre tanto física como mentalmente.

Mas que presión con el dedo.

El tacto infinito

Cuando realizamos una sesión de  Shiatsu, empleamos estiramientos, sujeciones y presiones con las manos,  los pulgares, los dedos de las manos, los antebrazos, las rodillas y los pies. Una mano actúa como sostén ( hace un trabajo yin, manteniendo y escuchando a todo el cuerpo: lo inconsciente) y la otra, como proyectora o aplicadora ( hace un trabajo yang, actuando sobre la superficie y de manera consciente). Hay que unificar el Yin y el Yang, lo consciente y lo inconsciente, a través del Ki. La técnica es importante, pero el sostén es imprescindible. Cambios en el cuerpo del paciente con cada presión. Esto justifica el porqué del buen funcionamiento del Shiatsu, aunque se empleen técnicas distintas.

El shiatsu actúa sobre todo el ser

En sus aspectos cuerpo-mente- espíritu. Hoy día, conocemos que las diferentes densidades de la energía dan lugar al cuerpo ( energía densa)  y a la mente –espíritu ( energía más sutil).  Esta energía, en la cultura oriental, recibe el nombre de Ki ( Qi en chino), y se define como el poder que unifica y anima. Puesto que la materia es en sí misma una forma de vibración energética, todo lo que existe se considera como Ki. Y en nuestra técnica, haremos uso de ese Ki, y actuaremos sobre él, en todas sus manifestaciones. (“La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma).

El fluir del Ki

La esencia de la vida es el latir ininterrumpido, fluido y constante del corazón y la acción del respirar. Vitalidad, bienestar, integridad, flexibilidad, focalización,…etc, son manifestaciones de abundancia y fluidez en el Ki; por ende, sentir dolor, tensión, obsesión, cansancio, apatía, …etc, son manifestaciones de estancamiento, bloqueo o insuficiencia de Ki.

Este Ki, está fuera y dentro de nosotros; se encuentra en todo lo que nos rodea, y lo interiorizamos con la concepción. Tras el nacimiento, éste se va reponiendo a través de nuestra respiración y de la ingesta de comida. Interiormente, circula dentro de los llamados meridianos o canales energéticos, y podemos acceder a ellos, a través de los tsubos o resonadores (puntos acupunturales de la Medicina Tradicional China), que actúan como un mando a distancia para incidir en las movimientos patológicos del flujo del Ki.  El Shiatsu, permite restablecer el flujo correcto del Ki, contribuyendo así a la recuperación del bienestar y de la salud.  La salud, según el enfoque oriental, no es un estado sin enfermedad, es un estado en el que la mente y el cuerpo se integran libremente con la naturaleza.

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies