EL DIAGNÓSTICO A TRAVÉS DE LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA(MTC)

EL DIAGNÓSTICO A TRAVÉS DE LA MTC

Diagnostico MTC

El Diagnóstico es un procedimiento racional que se basa en determinados métodos  y tiene como fin captar el origen de la enfermedad para encontrar el tratamiento adecuado.Establecer el diagnóstico, eje de la función del médico clínico, significa identificar la enfermedad o las enfermedades que padece cada paciente partiendo de la observación cuidadosa. En el proceso del diagnóstico cabe distinguir dos etapas bien diferenciadas (…) la recogida de los datos y su análisis e interpretación. (..)” (Castro del Pozo, 1999, p.5).

A fin de proporcionar evidencias para la prevención y el tratamiento de enfermedades, los contenidos del diagnóstico de la MTC incluyen: el examen, evaluar las condiciones patológicas de la enfermedad, el análisis por medio de métodos apropiados, determinar las características de las manifestaciones clínicas en diversas enfermedades y síndromes, además de las reglas relativas a los estadios de una enfermedad. La recogida de datos y el análisis e interpretación no son procesos que se desarrollen por separado, sino se influyen mutuamente.

Los aspectos fundamentales del proceso diagnóstico en MTC son cuatro: los cuatro métodos diagnósticos, el diagnóstico clínico de la enfermedad, la diferenciación de síndromes y la historia clínica. En este artículo, nos centraremos en los cuatros métodos de diagnósticos.

 Así pues, el diagnostico en MTC tiene dos objetivos principales:

–          Identificar y reconocer las características o síntomas-signos.

–          Buscar equilibrio energético general del conjunto del organismo.

Cuando el médico chino examina un paciente, él o ella planean observar muchos signos y síntomas y hacer un diagnóstico, ver en ellos un patrón. Cada señal no significa nada por sí misma y sólo adquiere sentido en relación con las otras señales del paciente. Lo que significa dentro de un contexto no es necesariamente lo que significa en otro” (Kaptchuk, 2005, p.159).

Que el significado de un signo no es siempre idéntico, se puede ilustrar con el siguiente ejemplo dos pacientes que padecen sed presentan además los siguientes signos y síntomas:

PACIENTE A: Sed, capa de la lengua amarilla, pulso ondulante y fuerte.

PACIENTE B: Sed, ausencia de capa, pulso filiforme.

La sed tiene distinta etiología en el paciente A y en el paciente B. La sed en el paciente A proviene de un exceso de Calor lo que indican los síntomas acompañantes, mientras que en paciente B se relaciona con un cuadro de Calor por insuficiencia. Aunque ambos pacientes padecen sed, su situación patológica es distinta, lo que el diagnóstico debería identificar y en consecuencia aplicar distinto tratamiento en ambos casos.

Existen dos principios fundamentales que permiten al terapeuta interpretar aquellas informaciones que se van extrayendo del proceso diagnóstico y que, a su vez, se deducen del supuesto que el cuerpo humano es un todo orgánico:

a). EL EXTERIOR REFLEJA EL INTERIOR. “Observar el exterior para examinar el interior”, permite hacer un detallado examen de los signos externos (por ejemplo, el estado de la piel, el cabello, el color de la cara, el aspecto de la lengua, los gestos, etc.) para identificar la naturaleza de la enfermedad. El exterior refleja lo que no es accesible a la observación directa, tal como el estado de los Órganos internos o Zangfus.

   

b). EL TODO POR LA PARTE.  La interdependencia de las distintas partes o sistemas del cuerpo. Por ejemplo, un desequilibrio en Hígado se refleja en el estado de los tendones y las uñas, como elementos asociados a su esfera funcional. El examen de una parte del cuerpo por sí sola – el pulso, la cara o la lengua – da información sobre todo el cuerpo.

 

De este modo, la Observación, la Audición-olfacción, el Interrogatorio y la Palpación, constituyen los cuatro métodos básicos e indispensables que nos van a permitir  diagnosticar la causa y la naturaleza de la enfermedad. Cada uno de ellos tiene una función específica y ninguno puede sustituir al otro. El conjunto de ellos nos permitirá conocer de manera más exacta la enfermedad y elaborar su diagnóstico.

Observación (Wàng – 望 ):  Consiste en la observación del estado de la totalidad del cuerpo. El primer paso a la hora de comprender la enfermedad consiste en observar al paciente, observar el Shen(vitalidad), el color , así como su aspecto general y postura. La observación permite obtener una impresión global del estado y características de la patología, así como un acercamiento profundo de la enfermedad.

Observar el Shen. El color de la Cara. La apariencia ( posturas, movimientos, gestos). Cada parte del cuerpo. La piel. El territorio de los meridianos. La constitución corporal. La lengua.

Audición y Olfacción (Wén – 闻):  Implican escuchar los sonidos y distinguir sus posible olores para investigar las circunstancias de la enfermedad. Escuchar los sonidos significa escuchar y distinguir varios sonidos como el habla, la respiración, la tos, los vómitos, hipos, eructos, suspiros, estornudos, bostezos y ruidos intestinales, durante los cambios patológicos del paciente. El examen de la Olfacción significa distinguir varios olores del cuerpo del paciente (secreciones y excreciones).

Audición ( voz del paciente, coherencia verbal, respiración, tos, vómito, hipo, eructo).  Olfacción ( aliento, olor corporal y evacuaciones ( vómito, heces, orina, flujo menstrual y vaginal)

Interrogatorio (Wèn – 问): Esencial para conocer el motivo principal de la visita así como la historia de la enfermedad. Incluye información general, la molestia principal y el historial de la presente enfermedad, historia clínica anterior, historia familiar y hábitos de la vida personal.

Preguntas preliminares ( de información general, del desarrollo de la enfermedad, y sobre enfermedades del pasado, propias y en la familia).

Preguntas propiamente dichas ( frio/calor; sudoración; dolor; cabeza y cuerpo; tórax y abdomen; oídos y ojos; sueño; beber/comer; heces/orina; trastornos específicos del varón/mujer/niño).

Palpación (Qiè – 切): Se refiere a tomar el pulso y palpar el cuerpo del paciente y se podría comparar en parte con la exploración en el diagnóstico occidental.

 

Pulso y palpación corporal ( de la piel, de las extremidades, del tórax e hipocondrios, abdomen ( Hara), puntos acupunturales ( shu dorsales, yuan, mu ventrales y ashi).

Cada método tiene su validez en el proceso diagnóstico, por lo que en la práctica clínica es imprescindible combinarlos. El favorecer un método sobre los demás llevará a un diagnóstico erróneo y consecuentemente a un tratamiento indebido.
   

 


Escribir una respuesta